Tanto la terapia individual y de pareja como los talleres grupales se desarrollan dentro de un clima de máximo respeto, confidencialidad, aceptación plena donde no cabe juicio alguno, compromiso y profesionalidad.

 

¿Qué síntomas te están ayudando a tomar consciencia de la necesidad de cambio en algunos aspectos de tu vida?

¿Qué hay tras tus síntomas, tras tu malestar?

Hacer consciente lo inconsciente es el primer paso para poder sanarlo.

¿Vives la vida que realmente quieres vivir?

¿Te das la libertad de ser plenamente tú?

¿Qué tipo de pensamientos predominan en tu mente? ¿Cómo te hacen sentir?

¿Te sientes víctima de las circunstancias o de la vida? ¿Te sientes como una barca a la deriva y a merced de las tempestades o llevas el timón de tu vida?

¿Sientes una parte de ti bloqueada?

¿Te sientes a veces como si hubieras dejado de ser tú?

¿Sientes que “tendrías que estar” en otro lugar a estas alturas de tu vida?

¿Sientes vacío interior a pesar de “tenerlo todo en la vida”?

¿Qué potenciales internos aún no has desarrollado?…

Los síntomas como la ansiedad, estrés, angustia, tristeza, impotencia, frustración, rabia, culpa, miedos, inseguridades, soledad, desesperación,  indiferencia, apatía, decepción, inadecuación… nos ayudan informándonos de que algo no va bien dentro de nosotros y que sería positivo realizar cambios internos (formas de pensar, percibir, sentir, hacer, creencias, patrones automáticos, valores…) y cambios externos (dejar cosas que sobran,  incorporar cosas que faltan…).

Si sientes que soy la psicoterapeuta adecuada para ti y es tu elección, te acompañaré y guiaré para que protagonices tu proceso de cambio, te fortalezcas y crezcas con él.

Terapia individual

Eres libre de cambiar.

Eres capaz de mucho más de lo que crees.

Cuando una persona acude a la consulta para recibir Terapia Individual, se le realiza una evaluación individual, a fin de valorar su dificultad y/o problema y cómo éste afecta a su persona y a las diferentes áreas de su vida (familia, trabajo, relaciones interpersonales…). De esta forma, se aclaran las situaciones que le resultan difíciles de manejar, los recursos personales que posee y los que es conveniente que adquiera o desarrolle. El siguiente paso es acordar los objetivos terapéuticos a conseguir e iniciar la terapia adecuada a cada caso particular.

Cuando nuestro equilibrio se ve alterado, seamos conscientes de ello o no, comenzamos a tener síntomas como exceso de pensamiento negativo, no parar de darle vueltas a las cosas, falta de concentración, emociones que nos generan malestar (tristeza, angustia, ansiedad, estrés, miedo, irritabilidad, enfado, insatisfacción, desmotivación, desesperanza, culpa…), desajustes en el sueño, en la alimentación o síntomas físicos como exceso o defecto de activación,  palpitaciones, presión en el pecho, nudo en el estómago, ahogos, contracturas, cansancio, mareos, llanto…

Las causas de tal estado de desequilibrio son muy variadas. Podemos sentir que nos superan ciertas situaciones vitales estresantes, la toma de decisiones que afectan a nuestra vida o nuestro día a día. En ocasiones, sentimos que nuestras emociones  nos bloquean y no sabemos qué hacer o cómo gestionar todo ese malestar. Puede que tengamos la sensación de “estar sin rumbo” al carecer de objetivos vitales, de que le falta sentido a la vida que llevamos, o que no tenemos una clara consciencia de nosotros mismos. A veces, nos sentimos a merced de eventos exteriores o en proceso de doloroso duelo ante pérdidas significativas. Otras veces, las relaciones con la familia, pareja, hijos, amigos o compañeros de trabajo o estudios presentan obstáculos que parecen superarnos. Ante las dificultades o cambios en la vida es posible que nos salten las alarmas y nuestros miedos tomen el control… Hay tantas causas como personas, historia personal, circunstancias específicas y formas de percibir tanto las situaciones como a los demás y a nosotros mismos.

A veces, no somos tan conscientes de las causas cuando los síntomas se relacionan con asumir responsabilidades que no nos corresponden, anteponer las necesidades de los demás a las nuestras, querer controlar todo para que las cosas salgan bien, creer que lo tenemos que hacer todo perfecto, renunciar a los propios sueños, reprimir las propias emociones, sentir que “lo tengo todo pero no soy feliz” o que “me duele el alma”…

¿Qué sientes tú?, ¿Qué pensamientos predominan en tu mente?, ¿Qué está sucediendo en tu vida?, ¿Cuáles son tus inquietudes?…

Regresiones e Hipnosis Clínica

¿Es vuestra opción construir juntos una relación saludable de pareja?

¿Cuáles son los cambios que deseas en tu vida de pareja?

Terapia de pareja

¿Sientes que los conflictos, las desavenencias y el malestar están marcando la  convivencia con tu pareja?, ¿Has intentado resolver por tus propios medios la crisis de pareja sin éxito?

La Terapia de Pareja es un recurso a tu disposición a fin de realizar los cambios necesarios para restaurar el equilibrio o, si la situación es insostenible, para que la separación se realice de la forma más saludable posible.

En este tipo de terapia se aprenden habilidades y actitudes necesarias para mantener una buena relación, donde predomine el amor y la satisfacción. Dichas  habilidades primordiales en la pareja son las de comunicarse adecuadamente, resolver los conflictos en equipo, negociar de forma que ambos ganen y lograr que predominen los intercambios gratificantes. En cuanto a las actitudes, se trabajan la empatía, la comprensión y la confianza entre otras.

Muchas parejas ven alterada su dinámica de funcionamiento por dificultades concretas que la vida les plantea en ese momento o por problemas de fondo sin resolver.

La vida de pareja está influida por constantes y diferentes cambios a los que es preciso ir adaptándose. Por un lado, cada etapa de la vida de pareja, desde el enamoramiento hasta la convivencia en la vejez, requiere un constante ajuste por parte de cada uno de los miembros para hacer frente a las diferentes necesidades y exigencias. Por otro lado, a lo largo de los años cada miembro va evolucionando, cambiando como persona, a la vez que ambos han de afrontar cambios externos al núcleo familiar (en el trabajo, familia extensa, de domicilio…) e internos (hijos, enfermedades, problemas económicos…).

Todo ello produce un desgaste que afecta a la convivencia de cualquier pareja. Si escasean los recursos y/o habilidades necesarias para afrontar los paulatinos cambios, aparecen problemas que poco a poco van deteriorando la relación y originando malestar e insatisfacción crecientes. La Terapia de Pareja es un recurso útil para ayudar a resolver las dificultades y los problemas. Es un arte encontrar el equilibrio en la convivencia de pareja.

El objetivo es crecer y madurar como persona, de forma que cada vez sintamos más paz, equilibrio, armonía, alegría y autorrealización en nuestras vidas.

Talleres grupales

¿Cómo logramos este crecimiento personal?

El primer paso es el autoconocimiento,  ir buceando dentro de nosotros mediante diferentes técnicas para tomar consciencia, entre otras cosas,  de nuestros pensamientos, emociones, motivaciones de las propias acciones, de nuestras necesidades y de lo que somos capaces de llegar a hacer, pensar, sentir o desarrollar (potencialidades). Paralelamente va surgiendo  una nueva forma de percibir “la realidad” y, en consecuencia, la necesidad de ir realizando algunos cambios saludables de forma gradual. Para ello, se ofrecen diversos recursos que posibilitan la adquisición de las habilidades necesarias para realizar y consolidar dichos cambios o establecimiento de nuevas metas en las diferentes áreas de nuestra vida.

¿En qué momentos siente más satisfacción y plenitud?, ¿En cuáles malestar?, ¿Cómo le gustaría llegar a ser?, ¿Qué le gustaría poder hacer?, ¿Cómo le gustaría llegar a sentirse?, ¿Qué tipo de vida le gustaría crear o vivir realmente?… 

Conocernos esclarece nuestras necesidades y la forma en que las cubrimos o no. A  veces postergamos la satisfacción de nuestras necesidades por otras prioridades, y esto nos causa un malestar interno que repercute negativamente en nosotros mismos y en las personas que nos rodean.

Es normal tener miedo al cambio que supone el logro de cada pequeña meta porque siempre hay ganancias y pérdidas. Sin embargo, el miedo paraliza, inquieta y resta libertad, mientras que cada pequeño cambio lleva implícitas oportunidades de crecimiento, de realización personal. Cada día tenemos múltiples oportunidades de decidir y elegir (qué me voy a poner, qué le voy a contestar a…, qué importancia le voy a dar a…, qué tiempo le voy a dedicar a…, voy a aceptar o no la propuesta de…, voy a actuar según otros esperan de mí o según lo que yo quiero, etc.), si realizamos nuestras elecciones de forma consciente estaremos llevando el timón de nuestra vida y sabiendo hacia dónde nos dirigimos.

El proceso de Crecimiento Personal nos ayuda a encontrar más sentido y significado a nuestra vida, lo que repercute en mejorar nuestra

Cómo funciona un Grupo de Crecimiento Personal

Las personas que integran el grupo mantienen un compromiso de respeto, aceptación y confidencialidad para con todos los miembros.

El método de trabajo es práctico y experiencial (vivir la experiencia para favorecer “el darse cuenta”, el conocerse).

El trabajo en grupo requiere continuidad, compromiso y honestidad para que cada miembro logre  conocer mejor  quién es, cómo se relaciona consigo mismo, con los demás y con el mundo, qué quiere, con qué recursos cuenta para lograrlo y cuáles necesita adquirir.

A algunas personas les cuesta decidirse a realizar un Taller grupal por temor a “tener que exponer temas íntimos” o a no sentirse cómoda con el resto del grupo. Estos temores son normales, sin embargo se disipan en las primeras sesiones al comprobar el respeto a la intimidad, la aceptación y el compromiso de confidencialidad del grupo, así como al experimentar los  múltiples beneficios terapéuticos que reporta el trabajo grupal.

Talleres

Existen diferentes tipos de talleres según las necesidades de cada persona, éstos son algunos de ellos:

  • Aumentando mi Autoestima.
  • Mi Proyecto de Vida.
  • Creando tu Felicidad.
  • Fortalecimiento Emocional.
  • Ecología Emocional.
  • Habilidades Sociales.
  • Creciendo con el Duelo.
  • Creciendo desde mi Esencia.
  • Encuentros del Alma: Regresiones.

Online

Psicoterapia, Hipnosis Cínica y Regresiones.

Para aquellas personas que no puedan trasladarse físicamente a la consulta, se ofrece la oportunidad de realizar online tanto la terapia individual y de pareja, como los talleres grupales.

La experiencia en sesiones online demuestra la eficacia en el logro de los objetivos terapéuticos y la viabilidad del trabajo terapéutico mediante Psicoterapia, Hipnosis Clínica y Regresiones.

.